Este viernes el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) difundió la Encuesta Nacional de Empleo (ENE) correspondiente al trimestre móvil agosto-septiembre-octubre de 2020.

En ese periodo, la tasa de desocupación alcanzó 11,6%, registrando un ascenso de 4,5 pp. en doce meses producto de las reducciones de la fuerza de trabajo en 10,5% y de los ocupados en 14,8%. Por su parte, los desocupados aumentaron 45,1%, incididos únicamente por los cesantes (53,0%).

En el trimestre móvil previo (julio-agosto-septiembre) el desempleo marcó 12,3%. En junio-julio-agosto la tasa también disminuyó discretamente (-12,9%) al compararse con los trimestres anteriores: en mayo-julio anotó 13,1%, siendo en ese entonces la más alta en toda la serie desde 2010.

Previamente había sido de 12,2%. En marzo-abril-mayo, en tanto, el indicador fue de 11,2%; y en febrero-marzo-abril el registro fue de 9,0%.

Excluyendo esos guarismos, marcados por la crisis de la pandemia, la mayor tasa de desocupación a nivel nacional fue de cuando en agosto de 2010 llegó a 8,4%.

Con respecto a la actual tasa de desempleo de 11,6%, el INE señaló que según sexo por quinto período consecutivo en la serie la tasa de desocupación de hombres (11,8%) es mayor a la de mujeres (11,2%).

“La tasa de desocupación ajustada estacionalmente fue 11,7% retrocediendo 0,4 pp. con respecto al trimestre móvil anterior, como consecuencia del crecimiento de la fuerza de trabajo (3,6%) y de los ocupados (4,1%), junto con la disminución de los desocupados (-0,1%)”, agregó el Instituto.

Ocupados y sectores

Los ocupados tuvieron una disminución de 14,8%, incidida tanto por las mujeres (-17,7%) como por los hombres (-12,6%). Por su parte, debido a la implementación de la Ley de Protección al Empleo, los ocupados ausentes -que representaron el 11,7% del total de ocupados- crecieron 47,9%, equivalente a 290.643 personas.

La contracción de los ocupados fue influida por comercio (-16,1%), construcción (-25,6%) y alojamiento y servicio de comidas (-43,7%).

En contrapartida, detalló el INE, “los principales incrementos se presentaron en administración pública (6,9%), actividades financieras y de seguros (10,8%) y suministro de electricidad (13,3%)”. En tanto que por categoría ocupacional los principales retrocesos se observaron en los asalariados formales (-8,9%) y en los trabajadores por cuenta propia (-22,5%).

Ocupación informal

La tasa de ocupación informal alcanzó 25,1%, descendiendo 2,8 pp. en doce meses. Asimismo, los ocupados informales disminuyeron 23,2%, “incididos tanto por las mujeres (-27,7%) como por los hombres (-19,6%) y por los trabajadores por cuenta propia (-26,2%)”, dijo el INE en su reporte.

En doce meses, las tasas de participación y ocupación se situaron en 55,0% y 48,6%, decreciendo 7,6 pp. y 9,6 pp., en cada caso. Estas tasas fueron levemente mayores en comparación con los tres trimestres previos, confirmando una tendencia al alza en ambos indicadores.

Población fuera de la fuerza de trabajo

La población fuera de la fuerza de trabajo “se expandió 22,8%, influida por personas que en su mayoría no estaban buscando un empleo, pero estaban disponibles para trabajar (fuerza de trabajo potencial) y por los inactivos habituales”, indicó el INE en su informe.

En doce meses, el volumen de trabajo, medido a través del número total de horas efectivas trabajadas por los ocupados, disminuyó 17,3%. De igual modo, el promedio de horas trabajadas decreció 3,0%, llegando a 35,2 horas.

“La tasa combinada de desocupación y fuerza de trabajo potencial alcanzó 25,1%, con un incremento de 11,0 pp. en el período. En los hombres se situó en 22,5% y en las mujeres en 28,5%. La brecha de género fue 6,0 pp”, finalizó el Instituto.