La tasa de desocupación ajustada estacionalmente se contrajo 0,3 pp. con respecto al trimestre móvil anterior, como consecuencia del alza de la fuerza de trabajo y de los ocupados, junto con el retroceso de los desocupados.

La tasa de desocupación nacional fue de 12,3% durante el trimestre julio-septiembre de 2020, con lo que se incrementó 5 puntos porcentuales (pp.) respecto a igual período de 2019.

Sin embargo, la tasa de desocupación ajustada estacionalmente fue 12,1%, contrayéndose 0,3 pp. con respecto al trimestre móvil anterior, como consecuencia del alza de la fuerza de trabajo (1,4%) y de los ocupados (1,7%), junto con el retroceso de los desocupados (-1,2%).

La tasa registró su segundo retroceso mensual desde noviembre, tras su máximo histórico del 13,1 % alcanzado en julio y el 12,9 % de agosto.

De acuerdo lo arrojado por la Encuesta Nacional de Empleo (ENE) del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la cifra estuvo impactada por las reducciones de la fuerza de trabajo en 13,5% y de los ocupados en 18,2%. Por su parte, los desocupados aumentaron 45,6%, incididos únicamente por los cesantes (54,4%).

Por cuarto período consecutivo en la serie, la tasa de desocupación de hombres (12,8%) es mayor a la de mujeres (11,6%).

Debido a la implementación de la Ley de Protección al Empleo, los ocupados ausentes, que representaron el 15,0% del total de ocupados, crecieron 69,7%, equivalente a 455.078 personas.

Por último, la reducción de los ocupados fue influida por comercio (-21,4%), construcción (-34,0%) y alojamiento y servicio de comidas (-46,2%), mientras que por categoría ocupacional los principales retrocesos se observaron en los asalariados formales (-10,9%) y en los trabajadores por cuenta propia (-28,7%).

Por el contrario, los principales incrementos se presentaron en actividades financieras y de seguros (17,3%), administración pública (1,1%) y suministro de electricidad (5,9%).