APRUEBO

94

Escribe Manuel Polgatiz, Periodista y Comentarista Deportivo.

Apruebo para que exigir un cambio que modifique la desigualdad en la que estamos tristemente sumidos (en zona de descenso).

Apruebo para que haya nuevos nombres e ideas, capaces de desenmascarar a quienes tienen al equipo entre los más malos de torneo.

Voy por un apruebo  que insista en devolver a los hinchas virtuales las sonrisas que ha perdido en este año, verdaderamente, de mierda.

Apruebo para conseguir la construcción de un paradigma distinto, más solidario y sensato, que elimine los antecedentes nefastos y permanentes, que muchas veces se diluyen en los que ostentan el poder y no tienen conexión con la gente.

Apruebo para que las cabezas gobernantes piensen en los desvalidos socios del club, que incluso pagaron su cuota y no alcanzaron  ni a ver un tercio del torneo.

Iré por el apruebo para que no sigan los mismos y para que no escuchemos siempre las mismas «chantas» excusas que son obstáculo para avanzar hacia el progreso.

Apruebo porque creo en las convicciones e ideales, aunque los cambios siempre traen oposición y disgusto entre los más acomodados. Repartir las ganancias es un deber y no una opción.

Esta semana apruebo, porque al menos se consigue un miserable empate como local, con gusto a nada pero peor es «mascar laucha».

Apruebo porque es justo el resultado. No saldré con bandera a la calle pero apruebo porque Chile y el pueblo «Celeste» se lo merece.

Con Curicó, los rancagüinos caminaron hacia el apruebo aún cuando faltó valentía y capacidad para llevarse el triunfo.