Cada uno de los diagnósticos incluyó información del Sistema Estadístico Delictual de la Subsecretaría de Prevención del Delito, que considera información de ambas policías.

Contribuir al trabajo intersectorial para la prevención de delitos y violencia a nivel local fue el principal objetivo de los diagnósticos que el equipo de la Coordinación Regional de Seguridad Pública entregó en cada una de las 33 comunas de la Región de O’Higgins.

En cada ocasión, se entregó un informe detallado de la situación comunal con respecto a los casos de ebriedad y consumo de alcohol en la vía pública, definiendo, junto a los presentes, zonas prioritarias de trabajo en cada comuna.

Según explicó la coordinadora regional de Seguridad Pública, Macarena Matas Picart, “durante el año 2019 se registró un aumento de 1,9% en la cantidad de casos policiales de ebriedad y consumo de alcohol en la vía pública. Además, esta agrupación representa el 16% del total de casos que las policías atendieron el año pasado”.

“Considerando, también, que nuestra región presenta una mayor tasa de ocurrencia que la registrada a nivel nacional, el Consejo Regional de Seguridad Pública priorizó el trabajo en esta materia. Si bien no es un delito sino una falta, incide en la percepción de seguridad de la comunidad y, en muchas ocasiones está relacionada al aumento de la violencia en la comisión de otros delitos como la violencia intrafamiliar”, añadió la coordinadora regional.

Cada uno de los diagnósticos incluyó información del Sistema Estadístico Delictual de la Subsecretaría de Prevención del Delito, que considera información de ambas policías. Además, en cada una de las reuniones realizadas se trabajó directamente con el Municipio local, incluyendo a actores con relevancia en la materia como Carabineros, PDI, Senda y Ministerio Público.

“Es importante considerar que las zonas que se han priorizado por consumo de alcohol también muestran la ocurrencia de delitos de mayor connotación pública. Por eso es clave sentar a todos los actores que pueden apoyar, desde sus propias competencias, para trabajar en estas zonas desde el punto de vista del control y la prevención social”, indicó Macarena Matas.

Según explica la autoridad, durante el año 2020 se espera una disminución en la cantidad de casos policiales en general, acentuada en el caso de la ebriedad y consumo de alcohol en la vía pública. “Si bien, dada la contingencia sanitaria, esperamos una disminución de estos casos para 2020, el llamado que hemos hecho es aprovechar esta instancia como una oportunidad para establecer los mecanismos necesarios que nos aseguren que el próximo año, una vez superada la pandemia, no veamos una explosión de casos”.

Gracias a la entrega de la información detallada a cada comuna, incluyendo la georreferenciación de los casos, cada mesa de trabajo estableció las principales líneas de acción. Este plan de trabajo contará con el apoyo técnico de la Coordinación Regional de Seguridad Pública para su ejecución y seguimiento a fin de contribuir a mejorar la calidad de vida y la seguridad de los habitantes de la Región de O’Higgins.