Oficinas pospandemia: la nueva planificación de los espacios

109
Young startup group working in modern office. Open space, laptops and paperwork.

Nuestra vida laboral no volverá a ser igual después de esta pandemia. En este proceso de adaptación JLL, empresa global líder en servicios inmobiliarios, entregó las características claves de las nuevas oficinas: una de ellas será la posibilidad de modificar los espacios pensados como un lugar de encuentro y colaboración.

El distanciamiento social nos va a acompañar por un largo tiempo y ante esto muchas empresas tendrán que replantear sus estándares respecto a cómo funcionan y se distribuyen sus oficinas. No solo deben determinar quiénes y cuándo regresarán al trabajo, sino determinar las características futuras de los espacios de trabajo cuando se acerque la normalidad en las oficinas.

Al respecto, junto a su área de Workplace, sugieren una reestructuración interna que genere espacios dinámicos. Esto se refiere, por ejemplo, a otras asignaciones de pasillos y de tráficos interno. “No basta tener asignados más metros cuadrados por personas, sino que el espacio de tránsito va a ser diferente al conocido”, indica Gabriella Silva, consultant workplace strategy & change management JLL.

De esta forma se deberá pensar en una reestructuración en la distribución de asientos, por ejemplo, para cumplir con las pautas de distanciamiento social y, al mismo tiempo, establecer nuevos protocolos de uso del espacio. Gabriella sugiere definir cuáles son las áreas por las que se transita con mayor frecuencia, establecer los flujos para disminuir el contacto social, establecer cantidad de personas por espacios cerrados, entre otros. Si es necesario, ver la posibilidad de cerrar algunos accesos para limitar el movimiento dentro de las oficinas.

“La característica principal de los nuevos proyectos de oficinas va a ser la flexibilidad, en todos sus conceptos, la posibilidad de elegir donde trabajar, sea el teletrabajo, espacios adecuados para la colaboración, espacios de concentración, es decir, preparar la oficina para soportar las actividades que son requeridas por los empleados y para desarrollar sus labores de forma eficiente y eficaz, indica Gabriella. Además, recalca que durante la pandemia del coronavirus los lineamientos que ayuden a tener oficinas más saludables para disminuir el contagio van a ser tendencia: espacios abiertos, oferta de comida saludable, ubicación y accesos, amenities para ejercicios y distensión.

La adaptación en otros países

En países de Europa ya se han retomado las actividades en las oficinas y, dependiendo de las regulaciones y medidas gubernamentales, se está adaptando el trabajo con los nuevos protocolos y cambios.

“En su mayoría se ha mantenido el trabajo desde casa, especialmente para los grupos de riesgo. Por ende, se debe considerar que el teletrabajo seguirá siendo algo a tener en cuenta, cómo también permanecer a la vanguardia respecto a la tecnología a utilizar, señala Gabriella Silva, consultant workplace strategy & change management JLL.

Entendiendo que muchas reuniones, encuentros y presentaciones a clientes se están llevando de forma virtual, se vuelve primordial: “La comunicación ha sido clave y mantener el compromiso con los colaboradores, generando diversos canales para que haya un continuo ida y vuelta de información”, dice.