La tasa de desocupación regional fue 11,8%, aumentando 4,4 puntos porcentuales (pp.) respecto de igual trimestre del año anterior, lo que se tradujo en 49.857 personas desocupadas. Los ocupados fueron 373.788 personas, disminuyendo 15,0%, equivalentes a 65.764 personas menos. Asalariados privados (-12,4%) y trabajadores por cuenta propia (-23,4%) fueron las categorías que más incidieron en la variación negativa de los ocupados.

La tasa de desocupación anotó 11,8% en el actual periodo, mientras que en igual periodo del año anterior esta fue 7,4%, aumentando 4,4 pp.

En cuanto al número de desocupados, en el actual periodo se estimó en 49.857 personas, mostrando un aumento de 14.502 personas, lo que representó en doce meses una variación positiva de 41,0%.

La fuerza de trabajo anotó 423.645 personas, disminuyendo en 51.263 personas respecto de igual trimestre en el año anterior, decrecimiento que representó una variación negativa de 10,8%.

El número de ocupados fue de 373.788 personas, decreciendo 15,0%, en doce meses, equivalente a 65.764 personas menos, incidido por la disminución de mujeres en 18,8% y hombres con un 12,4%, lo que se tradujo en 32.918 personas y 32.846 personas respectivamente.

Según categoría ocupacional, asalariado privado y trabajador por cuenta propia (-12,4% y -23,4% respectivamente) fueron las categorías ocupacionales que más incidieron en la variación negativa de los ocupados.

La tasa de ocupación informal se situó en 22,8%, registrando un descenso de 2,2 pp. en doce meses.

En el contexto de la contingencia generada por la pandemia de COVID-19 en Chile, y en conformidad con las directrices otorgadas por las autoridades de Gobierno, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) ha adoptado, a contar de marzo de 2020 y hasta que las condiciones lo permitan, una serie de medidas para dar continuidad a la recolección de datos de la Encuesta Nacional de Empleo (ENE). Estas medidas se reflejan en la nota técnica que acompaña las publicaciones de estos boletines.

Debido a que las condiciones están cambiando rápidamente, el INE se encuentra monitoreando constantemente los elementos de recolección y metodológicos para seguir incorporando las recomendaciones de organismos internacionales (CEPAL-OIT) y las buenas prácticas de otras oficinas nacionales de estadísticas.