Por primera vez en casi una década. El clima se puso del lado de la NASA y SpaceX este sábado, cuando por fin el cohete Falcon 9 logró despegar debido a las buenas condiciones. Se trata de la primera nave desarrollada de forma privada en lanzar humanos al espacio.

Para la tarde del miércoles se tenía previsto el primer lanzamiento tripulado al espacio desde 2011, pero el mal tiempo arruinó los planes de SpaceX y la NASA.

Sin embargo, la Madre Naturaleza se puso del lado de la nave este sábado, cuando por fin el cohete Falcon 9 logró despegar debido a las buenas condiciones del clima.

Los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley ahora están volando en la atmósfera superior.

Pronto, el cohete propulsor de la primera etapa se desprenderá, y la segunda etapa del cohete encenderá su propio motor, lo que acelerará la cápsula de Behnken y Hurley a la velocidad orbital.

Ningún astronauta ha hecho este viaje desde Estados Unidos desde que el Programa del Transbordador Espacial de la NASA se retiró en 2011.

Los astronautas a bordo de la nave compartieron un intercambio final con el control de la misión:

Control de la misión: “Sepa que estamos con usted, tenga un vuelo increíble y disfrute de esas vistas de nuestro increíble planeta”.

Crew Dragon: “Es un honor para nosotros ser parte de este gran esfuerzo para volver a poner a Estados Unidos en el negocio de los lanzamientos. Hablaremos con usted desde la órbita, gracias”.

La nave espacial Crew Dragon de SpaceX despegó desde la plataforma de lanzamiento 39A del Centro Espacial Kennedy sobre un cohete Falcon 9.

La 39A tiene una rica historia de vuelos espaciales: fue el punto de partida de 11 misiones Apolo diferentes, incluida la del primer alunizaje en 1969. Más tarde se usó para la mayoría de los lanzamientos del Transbordador espacial de la NASA.

SpaceX firmó un contrato con la NASA en 2014 para arrendar la plataforma durante los próximos 20 años.

En tanto, el cohete Falcon 9 de SpaceX se cargó con más de un millón de libras de combustible.

El cohete usa dos tipos de combustible: RP-1 (o “Rocket Propellant 1, un tipo de queroseno refinado) y LOX (u oxígeno líquido), que sirve como oxidante para mantener el motor encendido después del despegue.

El LOX está hecho de un oxígeno tan frío que se vuelve líquido, y después de que se carga, los espectadores ven lo que parece vapor o humo que emana del cohete. Eso es sólo el oxígeno súper frío que hierve del costado del cohete mientras el aire circundante calienta algo del exceso de LOX.