Se trata de demarcaciones y sistema de ordenamiento para los usuarios de los recorridos entre Rancagua y Machalí.

Una novedosa colaboración se inició este viernes entre la Municipalidad de Rancagua y Buses Expreso Rancagua, vehículos en los que se implementará el sistema de distancia social que se ha venido implementando en la capital regional, a propósito de la distancia física que se debe practicar debido a las aglomeraciones en filas en bancos y otras entidades.

Se trata de los ya conocidos círculos y demarcaciones que se aplicarán en los buses de los recorridos de Expreso Rancagua y que enseñará a los pasajeros a mantener esta distancia de la manera más eficiente posible, tomando en cuenta el reducido espacio que puede haber en una micro.

El Gerente de Buses Expreso Rancagua, Wilson Rivas, explicó que “queremos mostrar la implementación del distanciamiento en los buses, en un proyecto piloto que estamos implementando en el servicio 103, recorrido Santa Teresa-Hospital Regional. La idea es replicar la experiencia que ha entregado el municipio, pero en los buses” indicó el representante de la empresa de locomoción.

Por su parte, el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto Romero, señaló que “esta mañana la ministra de transportes, le comentamos este plan piloto, a propósito que ella puso a la ciudad de Rancagua como ejemplo al respecto de la distancia física demarcada en el piso para las filas en bancos e instituciones” señaló el edil.

De igual manera, el alcalde explicó que “según el ordenamiento se deben empezar usando los asientos de fundas blancas y después que se llene esos espacios, se comienza a ocupar los amarillos. Además, se elimina una corrida de asientos, y al frente quedan dos juntos, que habitualmente es usado por personas que andan juntas, como mamá y su hijo. Además, hay demarcaciones de movimiento en el piso del bus” señaló el alcalde de Rancagua.

Cabe destacar que también se suma que los pasajeros podrán comprar su destino de manera combinada, eso quiere decir que aborda el bus y después puede abordar otro hacia otro destino de la ciudad por el mismo precio, lo que implica más eficiencia en tiempos, generar un ahorro y evitar aglomeraciones.

“Este es el modelo de transporte público que debería tener el país. Lo tiene Rancagua, estamos contentos de participar en este primer viaje, y esperamos que este piloto sea exitoso”, finalizó el alcalde de Rancagua.