«Esto es serio y si no es a base de cooperación, va a ser muy difícil salir bien parados”, precisó la Psiquiatra y consejera del Colmed Rancagua.

Tras la llegada del coronavirus al país, las cosas han cambiado considerablemente, como la forma de trabajar, que ahora en su mayoría lo hacen desde sus casas bajo la modalidad de Teletrabajo. La suspensión de clases de los niños y el asumir esta responsabilidad en casa, a esto se suma el tratar de realizar la cuarentena preventiva, medida que exige quedarse en casa y sólo salir en casos muy particulares y sin dejar de lado, el toque de queda en las noches.

La Directiva del Colegio Médico, preocupada por la salud mental, por ser parte fundamental de la salud y más aún bajo las circunstancias en que deben convivir las familias chilenas, es que la Psiquiatra. Dra. Catherine Fieldhouse, consejera del Colegio Médico de Rancagua, precisó que, “esto es serio y si no es a base de cooperación, va a ser muy difícil salir bien parados. Pero pongámonos en el contexto Chileno. Recordemos que hace poco estábamos en el reciente estallido social, ahí se polarizaban las opiniones y se buscaban culpables, a la vez que se tenía esperanza, de qué tal vez podía haber algún cambio. Ahí primaba, en nuestro repertorio de conductas humanas, precisamente el de deseo de cambio, de denuncias válidas de abusos de poder que tensionaban la convivencia en nuestro país, pero al polarizarnos nos desoíamos y desuníamos. Todo se vio de pronto suspendido por esta pandemia inesperada e intempestiva, que abarca ya a todo el mundo, donde la consigna ahora es sobrevivir y, como en una pandemia, lo que le pasa a cada uno influye en el resto, nos damos cuenta que tenemos que estar unidos. Trabajar juntos, cuidarnos entre todos. Aparece aquí un funcionamiento humano muy primitivo que incluye el comprender que es beneficioso, en estos momentos, ser más respetuoso con lo convencional y los acuerdos, valorando el conformarnos y obedecer, por sobre la excentricidad o la rebelión, por ejemplo, con la recomendación de quedarnos en casa. Por lo que aquí aparece también el juzgar y sancionar a quien no acata”. puntualizó la profesional

A su vez agrega que, “Una sociedad colectivista donde cada uno ayuda al resto y no atropello a los demás para ganarles el lugar, donde sé qué hay alguien que cuidará de mi y yo de los demás, es la sociedad que mejor saldrá parada de esto. Se recomienda validar los sentimientos que nos aparezcan, como miedo, angustia, cansancio. Cuidar de si mismo y del resto. No sobrecargarse de tareas. Conversar con los cercanos, escucharlos. Se vienen tiempos difíciles y se deberá priorizar las tareas, siendo las Humanas las de más valor. Ahora. Sigamos poniéndonos de acuerdo en las nuevas reglas para combatir juntos esta pandemia: Tenemos cuatro. Primero: Tendremos un modo coronavirus de vivir, con tres conductas esenciales y permanentes por varios meses: distanciamiento social, Lavado de mano, Uso de mascarilla. Son las tres juntas. Una sin otra no sirve y es para prevenir el contagio con portadores asintomáticos, afirma todas las demás medidas, no tiene reemplazo y como dije, es permanente por varios meses”.

Todas estos protocolos y nueva forma de afrontar el día a día, trae consigo trastornos de angustia, depresión u otros, lo que se traduce en la salud mental de la familia, que hoy vive todo un nuevo panorama.

En cuanto a la cuarentena preventiva u obligada y sus posibles efectos a nivel psicológico, la Dra. Fieldhouse comentó que, “es necesario la cuarentena voluntaria o preventiva, para los mayores de 70 años y con enfermedades de riesgo, recordemos que el 80 % de las muertes ocurre en este grupo y es permanente mientras no termine el brote de Covid. En cuanto a la Cuarentena global obligatoria, la más efectiva por ralentizar en general la infección y puede dictarse y quitarse según cómo van las estadísticas de los casos en distintos sectores. Si las dos primeras medidas se hacen bien. Esta tercera es menos necesaria. Y en cuanto a la Cuarentena sanitaria obligatoria, es necesaria para contagiados por Covid, contactos estrechos con los contagiados y personas que llegan de viajes del extranjero, no es voluntaria, es obligatoria y su violación es un delito. Nuestra tasa de contagio se parece mucho a la de Italia y España, solo que vamos un mes detrás de ellos. Y nuestros Infectados se duplican rápidamente. Como vemos, esta es una tarea de todos. Si alguien lo hace mal, afecta al resto”.

El Colegio Médico de Rancagua, hace un llamado a cumplir a cabalidad las actuales normas y protocolos, como autocuidado, quedarse en casa, el distanciamiento social, si se cumplen estas medidas, estaremos previniendo el contagio propio y a otros.