El parlamentario afirmó que decretar el cierre de la región “es la única solución a la inconsciencia de personas que tomaran los días festivos de semana santa para llegar a las comunas de la región”. 

“Debemos adelantarnos al problema y no lamentarnos después por dejar que visitantes de otras regiones con altos índices de contagio entren y salgan como pedro por su casa”, fueron las palabras del diputado independiente pro PPD, Raúl Soto, quien solicitó cerrar toda la región de O’Higgins para prohibir directamente el ingreso de turistas y visitantes en los días de semana Santa.  

“Sería una irresponsabilidad permitir que eso ocurra y lo efectos son totalmente previsibles. Se puede generar una importación masiva del coronavirus a nuestra región y se pone en riesgo la salud y la vida de nuestra gente”, agregó el parlamentario por el distrito 15.  

Asimismo, afirmó que «es necesario tomar medidas drásticas ahora y no después de ver las consecuencias que va a dejar un fin de semana largo para algunas comunas que tienen una tasa mínima de contagios, por eso, le pedimos al Gobierno que implemente un control sanitario y un control preventivo totalmente estricto y obligatorio en todos los ingresos a la región de O’Higgins”.  

Soto, fue enfático en señalar que las fiscalizaciones sanitarias que deben realizarse “no pueden seguir siendo aleatorias, tienen que ser completamente estrictas, tomando en cuenta que muchas personas no están respetando la cuarentena obligatoria y otros no practican el aislamiento social pudiendo hacerlo. Tenemos que tener claro que cuando esto comenzó, muchas personas viajaron a segundas viviendas, de vacaciones y muchos de ellos llegaron hasta nuestra región, eso no puede volver a pasar y no vamos a llorar sobre la leche derramada, por eso pedimos que se tomen las medidas necesarias lo antes posible”.