Contaminación atmosférica en tiempos de Pandemia

204

Giovanna Amaya Peña, Docente Externa Escuela de Agronomía y Veterinaria, Universidad de O’Higgins.

El escenario actual que vivimos es el peor de nuestra generación. Esta pandemia parece indicar que no acabará hasta junio o agosto de este año, al menos para el hemisferio sur de nuestro planeta, ya que estamos próximos a iniciar un invierno poco lluvioso y con niveles de contaminación atmosférica altos en las regiones del sur de nuestro país.

La OMS, durante el 2019, registró 8,8 millones de muertes en el mundo producto de la contaminación atmosférica (120 muertes prematuras por cada 100.000 habitantes al año), cifra mucho mayor que los más de 15.000 decesos provocados por COVID19. 

A raíz de la combustión de la leña y/o quemas agrícolas, durante los meses de invierno, las regiones de O’Higgins a Coyhaique se ven enfrentadas a situaciones críticas de contaminación del aire, precisamente por Material Particulado 2,5 (MP 2,5), lo que favorece a la propagación de enfermedades respiratorias tales como: influenza, sincicial, neumonía, bronquitis, y ahora coronavirus (que aún no tiene cura y/o vacuna), que tal como nos han comentado las autoridades, a medida que nos acerquemos al invierno, aumentará el número de personas infectadas, por ello veremos las urgencias de hospitales saturados de atención.

En nuestro valle central, la falta de lluvia, bajas temperaturas y la mala ventilación del aire, provocan que los contaminantes queden retenidos en la cuenca (en forma de película), evitando la salida y esparcimiento de éstos en la atmósfera. Con la llegada el invierno, las personas encenderán sus calefactores (en su mayoría a leña) y, por ende, la emisión de MP2,5 irá en aumento.

En la Región de O’Higgins, nos enfrentaremos a un invierno sin un Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) para el MP2,5 (el actual es por MP10), y nuevamente será la Autoridad Sanitaria quien aplicará alerta sanitaria por esta cifra en aquellos días que tengamos superación de la norma por este contaminante, con la declaración de episodio de alerta, pre emergencia o emergencia ambiental, durante los meses de abril a agosto. 

La medida de recambio de calefactores y el subsidio térmico, incluidas en el actual PDA, disminuye la contaminación y aumenta la eficiencia energética en nuestros hogares, pero nunca es suficiente, más aún en la situación que estamos hoy, por ello, la petición a nuestras autoridades es poder incluir dentro de las medidas para enfrentar esta pandemia, el aumento de estos subsidios, para poder enfrentar el próximo invierno con una mejor calidad del aire.