En el «VAR» de las excusas

197

Dos cobros dudosos dejaron a O’Higgins en medio de la crisis. Se dice que el VAR esta vez oscureció la escena, en vez de aclarar las dudas.

Que Acevedo no tocó en el área a Donoso y que González, no tenía más alternativa que derribar al rival para impedir su avance libre hacia el arco propio. Lo demás, es fruto del azar y la impericia, se escuchó en el camarín visitante.

Lamentablemente esas fueron las vagas excusas para explicar una nueva derrota, esta vez en norte del país ante el equipo, hasta el sábado pasado, más malo del torneo.

Sin embargo, el lloriqueo final y las pataletas de cabro chico mal criado, no sirven cuando el fundamento y sustento de este pésimo momento, se encuentra en otros lugares, desde la conformación dirigencial del plantel, hasta la tozudez de un técnico extranjero, que su mejor campaña en Chile, ha sido devolver a Coquimbo a la primera división.

Existe ausencia total de autocrítica en cada uno de los estamentos que posee el club. Todos se miran el ombligo y hacen caso omiso de lo que ya es absolutamente visible. El equipo juega mal, se posiciona mal, corre mal y no genera peligro. Si a eso sumamos que hay jugadores en bajísimo nivel y otros que no encuentran su lugar, la ecuación es nefasta.

Preocupa de verdad, que otros como Iquique (en igual de pésimas condiciones deportivas) lleven 7 mil personas a la cancha y O’Higgins aún no logra superar la barrera de los 5 mil. Incomoda que tras 10 partidos (incluidos los de pretemporada), no surja con solidez la idea del técnico y solo haya ganado un encuentro.

Es desesperante confirmar que para Graff y compañía, Navarrete sea el símil de Arturo Vidal y que gratuitamente le está matando la carrera al pobre Diego González que no es lateral.

Un grito de auxilio al cielo para implorar que alguien del más allá colabore, porque no aprecio en el mundo terrenal, a un ser humano sensato que piense y actúe con eficacia para detener el derrumbe. Ah! y para los que aún dudan del triunfo local, solo les recuerdo que Iquique tuvo tres tiros en los postes en el primer tiempo.