Extensión en horario de visitas y paseo de pacientes por áreas verdes del centro de salud, son algunas de las medidas implementadas para acercar la salud a la comunidad.

La humanización de la atención en el Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins (HRLBO), cobra cada vez más fuerza entre los equipos médicos que componen las distintas unidades del establecimiento. Un nuevo espíritu incorporado, sobre todo en los servicios que permanecían más cerrados para los familiares, como la Unidad de Paciente Crítico (UPC, UTI – UCI) del HRLBO, que actualmente registra un cambio profundo en su estructuración, un sello que garantiza calidad y satisfacción en la atención.

“La apertura de la UPC de nuestro hospital, es una muestra más de la humanización, que es nuestro norte y con ello, tratamos de derribar ciertos paradigmas pensando siempre en la salud, como también en el bienestar de nuestros pacientes, y por ende en la de sus familiares que se sienten más acogidos y, a la vez, debemos pensar que ellos son parte importante en la recuperación de nuestros usuarios”, recalcó el director del Hospital Regional, Dr. Fernando Millard.

La encargada de plasmar la nueva cara humanizada de la Unidad de Paciente Crítico, fue la Dra. María Alicia Cid, Médico Intensivista de la Universidad Católica, quien asumió el liderazgo del equipo conformado por doctores especialistas, enfermeras, kinesiólogos, tens, entre otros. Este nuevo grupo de profesionales dedicados 100% a sus pacientes, hicieron realidad un proyecto que incluye también a los familiares.

“Se ha realizado un cambio positivo, primero que todo abriendo la unidad hacia la comunidad, dando respuesta a lo que el HRLBO tiene como base, ser un hospital amigo; a veces se pierde de vista lo que tiene que ser una prioridad, como son nuestros pacientes, y también son su familia, parte importante de su proceso de recuperación, aumentando los horarios de visita y dando las facilidades necesarias a quienes lo requieran”, aseguró la Dra. María Alicia Cid, jefa de la UPC.

En ese aspecto, el horario de visita a la unidad fue ampliado, los pacientes se pueden visitar en la mañana desde las 11 a 14 horas y en la tarde, desde 17 a 19 horas, todos los días del año. Adicionalmente, la Dra. Cid indicó que “uno de los cambios realizados, es que si hay pacientes con requerimientos especiales en relación a horarios de visita, estos se autorizan y se otorgan las facilidades correspondientes, es decir, se podría autorizar según una evaluación el acompañamiento las 24 hrs”.

Otra iniciativa importante, fue para las personas que permanecen un largo periodo en el centro de salud regional. Ya es incómodo estar hospitalizado, por ello, se les incentiva a movilizarse, siempre y cuando su estado de salud registre una evolución significativa. Para eso, el servicio cuenta con el apoyo de enfermería, kinesiólogos y TENS, quienes organizan paseos por las terrazas del hospital para que nuestros pacientes puedan admirar el paisaje, respirar aire fresco y desconectarse, aunque sea por un momento del sonido de las máquinas o del encierro mismo.

Elizabeth Correa, es la esposa de un paciente que estuvo internado hasta fines de 2019 en la Unidad de Paciente Crítico. “Es una maravilla, muy bueno porque una tiene la posibilidad de estar con nuestro familiar el tiempo necesario. Además, las salidas que realizan son muy especiales porque el enfermo cambia su habitación por aire fresco, una terraza donde mira el paisaje y se despreocupa un poco de su enfermedad. Mi marido está muy contento con la posibilidad de poder salir, cumplirá 4 meses en el hospital y esta actividad es muy positiva para él”.

Para la kinesióloga coordinadora de la UPC adultos, Claudia Polanco “los pacientes que están en la unidad no saben lo que pasa en su entorno y menos en el exterior. Por eso que al salir les cambia el rostro, sienten el viento y ven lo que los rodea. Para nosotros es especial, porque como equipo aseguramos que la rehabilitación de los pacientes sea motivante y los ayude a superar más rápido sus patologías”.

Estos cambios, humanizan con sutileza y buen trato a la UPC del Hospital Regional LBO. Un servicio que busca dar respuestas a las necesidades de los usuarios en una etapa de salud complicada, pero que gracias a este tipo de iniciativas, se brinda una mejor calidad de vida, permitiendo generar mayor cercanía entre hospital, pacientes y comunidad.