La iniciativa reconoce a diferentes personalidades afro que aportan al crecimiento de Colombia con su trabajo o enaltecen al país. El Dr. César Marín, del Instituto de Ciencias Agronómicas y Veterinarias, fue reconocido dentro de la categoría Academia por su aporte internacional en el estudio de la biodiversidad y servicios ecosistémicos de los organismos del suelo.

Organizado en conjunto por El Espectador, el periódico más antiguo de Colombia, y la Fundación Color de Colombia, el reconocimiento “Afrocolombianos del Año” se creó en 2010 con el fin de premiar a diferentes personalidades que con su trabajo aportan al crecimiento o enaltecen al país.

El premio busca establecer referentes positivos de la población afro en la sociedad, más allá del deporte y la música, que también se reconocen. En su edición 2019, los afrocolombianos del año fueron distinguidos en 13 categorías: Medios y Periodismo, Educación, Música y Artes, Justicia y Derecho, Sector Privado, Fuerza Pública, Sector Público, Academia, Ciencia y Tecnología, Sector Salud, Deportes, Joven, y Sector Social.

En ese contexto, el Investigador Posdoctoral del Instituto de Ciencias Agronómicas y veterinarias de la Universidad de O’Higgins, Dr. César Marín, ganó el premio de la categoría Academia por su aporte internacional en el estudio de la biodiversidad y servicios ecosistémicos de los organismos que habitan el suelo.

El Dr. Marín es el único miembro latinoamericano de los investigadores que contribuyeron a la fundación de Soil BON, una iniciativa nacida en Alemania, que integra diferentes actores de investigación, incluyendo la Unión Europea, la FAO, y diversas universidades y científicos internacionales. Este proyecto busca estudiar – durante los próximos 13 a 15 años – la biodiversidad y servicios ecosistémicos de los organismos habitando el suelo, a escala global, y comparando sitios con y sin intervención humana.

“Esta iniciativa está en construcción: me han invitado a sus dos reuniones iniciales, en Alemania e Italia, y se espera lanzar en el 2021. Además, y en la misma línea, hice parte de un reporte sobre la biodiversidad y funciones ecosistémicas del suelo, encargado por el Convenio de Diversidad Biológica de las Naciones Unidas, escrito junto a muchos de los investigadores de Soil BON, que son muy destacados en el área de ecología del suelo en todo el planeta”, explicó el Dr. Marín.

Además, el investigador UOH ha solidificado la labor en su propia red de investigadores, la South American Mycorrhizal Research Network – de la que es fundador y presidente – con la que organizó el II Simposio Sudamericano de la Simbiosis Micorrízica este año, realizado en Bariloche. Esta red también publicó el primer libro sobre el tema, en conjunto con la editorial Springer.

Respecto de la importancia de haber recibido el premio Afrocolombiano del Año, el Dr. Marín comentó que “sin duda, corresponde a un gran reconocimiento, quizás el más importante de mi carrera académica. Creo que es especialmente significativo resaltar y visibilizar las historias de vida, logros, y contribuciones de la población negra en Colombia. Recientemente, más de 1.3 millones de negros fueron borrados del censo estatal en Colombia; es decir, la invisibilización, estigmatización, y claro racismo vienen desde arriba, desde el Estado mismo, están muy presentes en la sociedad, y necesitan ser combatidos. Una forma de hacerlo es recalcar las contribuciones afrocolombianas, o afrolatinas en general, al conocimiento, a la ciencia, a la sociedad, al deporte, al arte. Sin duda estos fenómenos de discriminación son latentes a lo largo del continente, o del planeta, por lo que este mensaje es igual de vigente para Chile o para cualquier lugar”.

El Dr. Marín recibió su reconocimiento frente a más de 600 personas, incluyendo ministros, gobernadores, magistrados, personalidades de TV, periodistas, actores, deportistas, militares, entre otros. Además de premiar a los mejores del año, en el evento se galardonó a los afrocolombianos más destacados de la última década.

El Profesor y Doctor en Ciencias mención Ecología y Evolución, César Marín, tiene 28 años y nació en Popayán, al oeste de Colombia. En cuanto a su futuro en la academia, aseguró: “seguiré la misma filosofía de trabajo que he adquirido de muchos mentores y colegas estos años: hacer una ciencia horizontal, colaborativa, que se alimente de las problemáticas sociales, sin muchas jerarquías, basada en la confianza y no en el excesivo control, y que les dé oportunidades a todos, basada en el mérito”.