En el contexto de las manifestaciones de estudiantes secundarios y de educación superior, ocurridas el pasado miércoles en Rancagua, un grave hecho quedó de manifiesto tras el proceder gravísimo e irresponsable de un funcionario de Carabineros, incluso a metros de la Primera Comisaría de la capital regional.

A través de un video y fotografías subidas a redes sociales el hecho ocurrió en la intersección de Avenida San Martín con calle Aurora. En el lugar, un carabinero usa de escudo humano a un joven que estaba manifestándose, disparando su escopeta – al lanzagases, según la versión policial – hacia una multitud que se encontraba al norte de la avenida.

El video fue captado por otros jóvenes que se manifestaban en Rancagua y que le gritan al uniformado para que suelte al menor.

Carabineros inicia sumario

En tanto desde la institución policial en Rancagua, el Prefecto de Cachapoal Boris Morales informó del inicio de un sumario administrativo para esclarecer el hecho. Agregando en todo caso que “está debidamente acreditado que el joven lanzó piedras, y tenía piedras en su poder al ser detenido incluso”, dijo el prefecto de Cachapoal, coronel Boris Morales.

El coronel Morales, explicó que “iban aproximadamente 150 jóvenes estudiantes transitando por calle San Martín y al momento de llegar a calle Mujica esta manifestación se tornó violenta, lanzando piedras al cuartel de Carabineros, al personal y a los vehículos que iban circulando”.

El jefe policial sostiene que los uniformados fueron víctimas de pedradas por parte de un grupo de manifestantes y “una de las piedras le cayó la cabeza, en el casco, a un funcionario de Carabineros y otro en el cuerpo a otro funcionario. Se logró identificar y se detuvo a esta persona, quien posteriormente es el joven que se ve en el video”.

Además aclaró que “se logra la detención, pero este carabinero, que estaba solo, venía la turba hacia él y usa la escopeta lanzagases para mantenerlos a raya”.

El prefecto de Cachapoal asegura que el joven es un menor de edad que resultó ileso tras el proceso de constatar lesiones. “Al tomar conocimiento de este hecho yo dispuse un sumario administrativo para establecer la forma real de cómo se produjeron los hechos y establecer responsabilidades, si las hubiera, en contra de quien no se ajustó al protocolo si es que así hubiese sido”. Al adolescente se le detuvo bajo el cargo de desórdenes y no fue formalizado.

Consultado si el menor fue utilizado como escudo humano por el policía, Boris Morales respondió que “no lo comparto en el sentido de que es el contexto que se ve. No hay imágenes que puedan decir lo contrario también, pero hay versiones que indican que se le habría venido la turba encima al personal de Carabineros”.

Finalmente el coronel Morales precisó que “mientras se desarrolla el sumario el funcionario sigue en sus actividades, y cuando se establezcan responsabilidades de acuerdo a lo que establezca el sumario administrativo, se determinarán las medidas si así procedieran. Los sumarios duran en promedio entre diez a quince días”.