La CNA otorgó dos años de acreditación, de un máximo de tres a que se puede optar, lo que refleja el correcto proceso formativo que la Universidad Estatal está desarrollando para entregar, a la región y al país, profesoras y profesores de Educación Básica que cumplan los más altos estándares de calidad.

La primera semana de agosto, la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) notificó a la Universidad de O’Higgins del resultado favorable del proceso de acreditación de su Carrera de Pedagogía en Educación Básica, que recibió a sus primeros estudiantes en 2017.

La acreditación fue otorgada por dos años, de un máximo de tres que se pueden conceder a carreras que aún no cuentan con titulados, como es el caso de Pedagogía en Educación Básica, lo que refleja que la Universidad de O’Higgins está desarrollando correctamente el proceso formativo para entregar, a la región y al país, profesoras y profesores de Educación Básica con altos estándares de calidad, como ha comprometido desde sus inicios

“Este es un reconocimiento que da cuenta de la calidad del proyecto y del trabajo de todas y todos quienes hemos participado en él, tanto a nivel de la unidad académica como institucional. Hemos procurado realizar, colaborativamente y desde cada uno de los espacios en que nos desempeñamos, una labor comprometida con la excelencia en los procesos formativos de nuestras y nuestros estudiantes”, comentó el Dr. Miguel Ramos, Jefe de Carrera de Pedagogía en Educación Básica.

El proceso de acreditación de la carrera de Pedagogía en Educación Básica empezó en 2017. “En mayo de ese año, comienzan instancias de diálogo preliminar con miras a conocer las características de los procesos de acreditación. Luego, iniciamos un trabajo conjunto en torno a los instrumentos de consulta que iban a ser aplicados en la Escuela de Educación, con el propósito de autoevaluar la implementación y el desarrollo de los procesos formativos de nuestra unidad. Desde un inicio se entendió este proceso de autoevaluación como parte esencial del aseguramiento de la calidad. Estos instrumentos se aplicaron a fines de aquel año”, explicó el Dr. Ramos.

En enero de 2018, la Escuela de Educación de la Universidad de O’Higgins decide iniciar formalmente el proceso de acreditación. Durante ese periodo, un equipo liderado por el entonces Jefe de Carrera de Pedagogía en Educación Básica, Dr. José Mela, trabajó en la recopilación de antecedentes, la sistematización de información y la elaboración de documentos que fueron presentados a la CNA en noviembre.

“Presentarse a un proceso de acreditación implica dar cuenta del estado del propio quehacer y someterlo a un análisis externo. En esa instancia, se analizan aspectos tales como la gestión, pertinencia y propósitos de la carrera, las características del programa, su plan de estudios, el cuerpo académico/docente, índices relativos a las y los estudiantes, infraestructura, entre otros. El desafío no era menor, considerando que la Universidad de O’Higgins y la carrera están en su tercer año de funcionamiento”, manifestó el Dr. Ramos.

En el mes de mayo recién pasado, el Comité de Pares Evaluadores visitó el Campus Rancagua durante tres días para sostener reuniones y entrevistas con distintos estamentos de la comunidad universitaria y así verificar la exactitud de lo declarado en el Informe de Autoevaluación presentado a la CNA.

“Este resultado representa un estímulo importante que viene a nutrir la convicción en el trabajo que se ha realizado y un incentivo para continuar en el camino de la mejora continua de nuestras capacidades, con el propósito de contribuir al desarrollo de la educación básica en la región y el país”, sentenció el Dr. Ramos.

“La importancia de la acreditación obtenida puede verse desde varias perspectivas. En lo formal, demuestra que la UOH cumple de manera rigurosa con la normativa legal vigente, al ser las carreras de Pedagogía de acreditación obligatoria. Desde otra perspectiva, esta certificación avala que avanzamos a pie firme en el cumplimiento de nuestro compromiso con la calidad, el que ahora se ve refrendado por una entidad externa como es la CNA. Sin embargo, para la Universidad de O’Higgins lo más importante es el proceso vivido, con una reflexión profunda de sus carreras sobre el propio quehacer y consecuentemente la identificación de aspectos a mejorar y la puesta en marcha de acciones con ese fin, contribuyendo así a la instalación de una cultura de la calidad en una institución que se encuentra delineando su propia cultura organizacional”, agregó la Directora de Gestión de Calidad UOH, Cristina Fierro.