Estudiante de Preparador Físico en Santo Tomás, Ítalo Melio se insertó de manera autodidacta en esta disciplina y ya está a punto de batir el record latinoamericano de levantamiento callejero en su categoría.

En el 2015 se instaló un parque de calistenia cerca de la casa de Ítalo Ignacio Melio Núñez, con estructuras para practicar el levantamiento del peso corporal. Luego, se compró unas pesas y una barrera que colgó en una puerta y entró al mundo del Street Lifting (levantamiento callejero): “Ahí me empecé a aventurar, sólo, sin ningún apoyo ni recursos. Empecé a entrenar por gusto y se fue transformando en un estilo de vida. Me empezó a gustar competir y demostrar que puedo ser el mejor”, recuerda el joven.

Fue en esa época que salió del colegio y empezó a estudiar mecánica, pero se dio cuenta que no era lo suyo. Ahora está en el segundo semestre de la carrera Preparador Físico en el CFT Santo Tomás Rancagua: “Cuando empecé, mi técnica era mala, pero después uno va investigando por internet y por el hecho de estar entrenando siempre, eso se pule. Yo sé harto del deporte en general y de la actividad física, pero no puedo trabajar sin tener un título”.

Y así, de manera autodidacta, quiso aventurarse y ponerse a prueba en su primer campeonato nacional en el 2017, obteniendo dos cuartos lugares. Actualmente, ya lleva cuatro campeonatos invicto en la categoría de fondos con 48 kilos, destacándose entre más de 80 competidores y apoyando a nuevos levantadores: “Yo compito en Elite, después sigue Pro y la Base, donde está entrenando un compañero de carrera. Nos conocimos en Santo Tomás y ahora entrenamos juntos”, explica.

Tras obtener su cuarto título en el campeonato Rampage realizado en Santiago, ya se está alistando para un nuevo torneo nacional en diciembre. Su marca es de 28 repeticiones con 48 kilos y está cerca de romper el récord nacional y latinoamericano que es de 31 repeticiones. Su desafío es competir por un cupo para el Mundial de esta disciplina.