Además del Distrito Minero de Chancón, en Rancagua,  las comunas de Pichidegua y Graneros, cuyo tipo de faena corresponde a Minería Metálica, la Seremi de Minería de O’Higgins entrega beneficios a la Minería No Metálica del territorio, que contempla a los salineros, canteros y artesanos de piedra de Pelequén, comuna de Malloa, entre otras.

Este tipo de artesanía es la manifestación cultural que le ha entregado un sello de distinción y tradición a la comuna, con la extracción de la piedra que luego pasa a manos de artesanos que dan vida a adoquines, baldosas, revestimiento de muros, piletas, vanitorios, cascadas de agua, maceteros y jardineras, morteros, platos, bandejas, grutas y figuras religiosas, entre otros productos.

Al respecto, el Seremi de Minería, Manuel Cuadra Lizana, en la Región de O’Higgins, explicó que existen otras canteras en las comunas de Coínco, en la Provincia de Cachapoal y Placilla, en Colchagua. En esta última comuna, por ejemplo, se encuentran las canteras Las Mercedes y Patio Piedra, que explotan piedra cimita que es vendida a artesanos de Pelequén, pero también tiene una excelente recepción en el ámbito de la construcción.

Parte importante del éxito de la labor del cantero depende –además de la tradición familiar, que se traspasa de generación en generación-  del apoyo en recursos económicos, tecnología y horas máquina que entrega el Programa de Capacitación y Transferencia Tecnológica para la Pequeña Minería Artesanal (PAMMA), de la División de Fomento Minero, que pertenece al Ministerio de Minería.

El Seremi de Minería, Manuel Cuadra Lizana, sostuvo que a  esta instancia concursable se suma el “Programa de Transferencia y Fomento a la Pequeña Minería y Minería Artesanal de la Región O’Higgins”, que impulsa la pequeña minería metálica y no metálica, entregando asistencia técnica y capacitación en materias mineras, tales como ingeniería, geología y topografía.

A estas líneas de apoyo se suman asistencia jurídica, prevención riesgos, gestión de proyectos y la ejecución de un fondo de inversión que aporte tecnología e innovación y capital de trabajo, con el propósito de aumentar el rendimiento de su faena, optimizar sus costos y cumplir con la legislación vigente.

Entre los favorecidos se encuentra Manuel Prado, de la cantera Las Mercedes y Alfonso Silva, de la cantera Patio Piedra. Los beneficios que estos canteros de Placilla han recibido se traducen en la modernización tecnológica de sus faenas, aspecto que contribuye al aumento de la producción y el fomento de la minería no metálica, al duplicar la cantidad de material que se puede extraer en un día.

Alfonso Silva, por ejemplo, solía explotar la piedra cimita solo utilizando su fuerza física. En la actualidad, gracias a los recursos entregados por la Seremi de Minería, ha logrado un aumento significativo de su producción, a través de la adquisición de maquinarias que deriva además, en una mejora sustancial de su salud y su calidad de vida.