Municipio ofreció completo operativo veterinario a caballos rescatados de la cordillera en Graneros

83

Los equinos fueron bajados el domingo, en una faena no vista en 50 años en la comuna, luego de lo cual la oficina de Prodesal de Graneros les entregó vacunas y vitaminas como parte de la ayuda.

Debido a la grave sequía imperante en la zona central, pequeños y medianos crianceros, acompañados de personal municipal realizaron un gran arreo de caballos desde las zonas cordilleranas y precordilleranas hasta el sector de Santa Julia en Graneros, ya que la falta de forraje ya ha cobrado la vida de 100 caballos.  La jornada finalizó con un operativo veterinario de vacunas, vitaminas, entre otros insumos.

Lo anterior, en un contexto en que las ciudades de la zona central acumularon en promedio menos de 10 mm de agua caída, resultando en un déficit de precipitación sobre el 90% entre Santiago y Concepción, según la Dirección de Meteorológica de Chile.

“La iniciativa busca ir en ayuda de los agricultores que se han visto fuertemente afectados por la sequía imperante en el lugar, por lo que al recibir el llamado de nuestros vecinos acudimos en su ayuda”, señaló el alcalde Claudio Segovia,  quien destacó a su vez que “los que vivimos en la ciudad no notamos el tema que viven muchas veces los agricultores, pero acá queda en evidencia que hay una situación climática grave. Donde en otros años ellos subían sus animales al cerro, pero este año se les debió bajar porque se estaban muriendo”, explicó.

Al respecto, el asesor técnico del programa Prodesal de Graneros, Luis Arias Soto, quien es el encargado del programa de auto-consumo pecuario, expresó que “la situación de sequía es crítica, donde pese a que esperábamos grandes lluvias, llovió sólo 2 milímetros por tanto las napas subterráneas se han ido secando”.

Dado a que los crianceros se han agrupado, han podido realizar tratos con dueños de predios con rastrojos de maíz  y alfalfa para poder llevar a pastar a los animales.

Por su parte, Juan Álvarez, representante de unos 80  crianceros de la comuna manifestó que “nos juntamos y luego de eso fuimos a hablar con don Claudio, que gracias a Dios tiene  muy buena voluntad con nosotros, y él nos ha podido  ayudar con  las vitaminas para los animales y viendo la forma de sustentar el agua, ya que los cerros de acá ya no tienen el vital elemento y los animales no tienen pasto, por tanto en lo que va del año en este sector hay cerca de 100 equinos muertos en total”.

Asimismo, expresó que “esto se ha ido acrecentando, desde hace unos tres años, pero nunca habíamos llegado a esta escala, por lo que si se sigue acrecentando no nos va a quedar alternativa que vender los animales, porque verlos sufrir es complicado”, explicando que cada caballo come cerca de dos fardos a la semana y en su caso no tiene como solventarlo, “sin embargo tengo la suerte de que mi jefe me tiene un lugar para alimentar mis animales, pero hay quienes no tienen ni eso, por tanto contamos con el cerro, pero ahí no hay agua y ahí tengo ya seis animales muertos, que es la inversión del año”.

Operativo Veterinario

En este contexto, los animales fueron revisados por un médico veterinario, quien asistió a los animales más desvalidos y vía endovenoso los vacunó y les inyectó vitaminas, así como también se pudo tomar  ecografías a las yeguas que estaban preñadas y en estado raquítico de peso, lo que sin lugar a dudas es un riesgo para la gestante y su cría, ya que la gran mayoría de los animales han perdido el 40% de su peso e incluso la vida.

Los caballos “normalmente pesan entre 400 o 350 kg., pero hoy están bajo los 250 kg. y eso es muy malo, ya que vienen las temperaturas bajas , donde tienden más a la pérdida de peso, por eso nosotros estamos apoyando con un incentivo en vitaminas y con antiparasitarios para 500 animales en el sector, donde ayer tratamos 300, el resto quedó en manos de los crianceros para cuando ellos encuentren a sus animales, les puedan suministrar las dosis correspondientes”, indicó el asesor del municipio granerino.

Asimismo, Arias Soto expresó que “la situación está muy crítica, porque no hay agua en ninguna parte y esto es fundamental, ya que usted sabe que el agua es vida, y en el caso de los caballos, consumen por cabeza unos 40 litros diarios”.

Debido a esta situación es que tanto el alcalde de la comuna, como los beneficiarios solicitan ayuda gubernamental, la que podría marcar la diferencia entre la vida y la muerte de estos animales.