Son el alma de un equipo confuso

146

Escribe Manuel Polgatiz, Periodista y Comentarista deportivo.

El abrazo con la hinchada de galería norte, siempre es el más dulce y apasionado en el estadio El Teniente. Allí están los que sufrieron descensos o amargas y humillantes goleadas en casa.

En ese lugar estuvieron los que vibraron bajo la lluvia en esa primera final del club, ante Universidad de Chile el año 2012.

Ahí cantaron y expandieron la alegría por el recinto, los 16 que perdieron la vida en Tomé. En ese lugar se lloró la derrota ante Universidad de Concepción, que impidió conseguir la segunda estrella.

Y también por cierto, ahí se despidió el último gran ídolo celeste: Pablo Ignacio Calandria. Arrodillado y sumiso frente a su público, regaló con los ojos humedecidos, su final conquista en las redes nacionales en el partido con Audax Italiano.

Y no es casualidad, créanme, que en la noche gélida de este sábado, los dos goles del triunfo fueran en esa zona del campo. Coincidencia o no, ambos son de aquellos guerreros que se disfrazan de futbolista para emocionar hasta el «Flaco Paul», ya fallecido, que en esta ocasión los vio desde los cielos.

Maximiliano Salas y Juan Fuentes, son el alma de un equipo confuso, que se ve superado por el rival pero que saca adelante los partidos con empuje, fuerza y el corazón de estos compañeros de profesión.

Ambos resistidos en el inicio, porque no poseen la virtud técnica de los volantes barcelonistas, ni la elegancia de los mediocampistas del Liverpool. Pero quién puede discutirles su tesón, constancia, inteligencia y disciplina para jugar.

Ya vendrán los chaqueteros de siempre para enrostrarme que elevo a jugadores de O’Higgins a lugares que aún no merecen. Pero si no lo hacemos ni los reconocemos nosotros, quién lo hará?, la prensa nacional?, o los representantes, que ya los deben tener en la mira para ubicarlos en mejores instituciones?

Mi consejo es a disfrutarlos y aplaudirlos mientras podamos. No siempre encontramos, como en el caso de Fuentes, a un jugador-hincha. Que no besa el escudo para la foto del reportero, sino más bien, porque ama la camiseta donde se crió, formó y desarrolló.

Los goles que favorecieron el triunfo frente a Everton (muy buen equipo pero tanto o más desiquilibrado que O’Higgins) son el justo premio de una batalla que ellos encabezan y se han ganado en cancha, sin más riqueza que la entrega absoluta para conseguir el objetivo.