Desafíos para un Chile que envejece con el mundo

856

Catalina Maluk, Decana Facultad de Economía y Negocios, Universidad Central.

Las últimas cifras de proyección de la población en Chile, dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), no hacen más que reflejar una tendencia demográfica similar a la que viene dándose en países desarrollados.

De acuerdo con la información oficial, seríamos 21,6 millones de chilenos en 2050, es decir, tres millones más que ahora, con un 25% de la población igual o mayor a 65 años para esa fecha. Igualmente, se aprecia una disminución en la tasa de fecundidad que alcanzaría su nivel más bajo hacia 2029 con un promedio de 1,57 hijos por mujer, y un aumento en la esperanza de vida para los hombres sobre los 82 años y casi 88 para las mujeres.

Poniendo a contraluz estas cifras con las de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el envejecimiento se torna fundamental para explicar el potencial de crecimiento a nivel mundial. Según estudios de la entidad, habrá una disminución de la renta per cápita proyectada hacia 2060, en países como España, Canadá, Italia, Estados Unidos, Grecia, Suiza y Finlandia, todos ellos con una clara perspectiva, al igual que Chile, de envejecimiento de su población.

Ello demuestra, entonces, que hay tendencias globales que parecen ser inevitables y que terminan alterando la productividad de los países en un horizonte de largo plazo. El punto es qué políticas públicas adoptaremos como país en un escenario de menor natalidad y mayores expectativas de vida que implica grandes desafíos para el mercado laboral y su adaptación a esta nueva distribución etárea de la población y, por consiguiente, de la fuerza de trabajo.