La heteroglosia en el conflicto Mapuche

38

Escribe Hugo Covarrubias, Académico de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Central.

El lingüista ruso, Mijaíl Bajtín (1895-1975), se caracterizó por focalizar sus estudios en una búsqueda constante para comprender y estudiar la relación mutua entre el lenguaje individual y el lenguaje social.

Partiendo de la premisa que el lenguaje siempre se encuentra condicionado por el sistema de códigos que lo rigen y el contexto espacio temporal, en el cual se posiciona, Bajtín planteó para el análisis del discurso el concepto de heteroglosia. Su propósito era resignificar y dar lugar a la participación de las diversas voces y perspectivas en el enunciado social. En esta perspectiva, se refiere a dos dialogantes: un pueblo originario y el Estado chileno.

La heteroglosía posee tres elementos destacables y vinculantes entre sí: el plano individual, el discursivo y el ideológico, los cuales, como plantea Bajtín, deben conjugarse mediante un complejo y favorable diálogo de participación.

La dicotomía del discurso entre la heteroglosia y la monoglosia, entendida esta como la expresión única de enunciados categóricos y perspectivas de pensamiento, nos lleva a repensar la conflictividad actual con relación al pueblo mapuche. Existe en ella un discurso de reivindicación histórica y de reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios, en claro antagonismo con el mensaje de privación y debilitamiento generado desde el Estado chileno frente a estas demandas.

Es acuciante promover e integrar las distintas perspectivas del discurso. Esto requiere salirse de lo individual y entrar a una posición de entendimiento, considerando y agregando el carácter ideológico de quién emite cual mensaje.

Como ciudadanos tenemos la obligación de no ocultar y callar voces, sino al contrario, visibilizarlas para que puedan ser escuchadas y no solo oídas. Se requiere abrir el discurso monoglósico vigente hacia una concepción heteroglósica y pluralista de las diferentes voces del conflicto. De tal forma que la sociedad y los involucrados promuevan y den cuenta del real significado de la situación.

En síntesis cuando hablamos de diálogo al alero de la heteroglosia, planteada por Mijaíl Bajtín,  proponemos comprender el discurso del otro sin una definición a priori.