Proyecto mejoró la competitividad de productores de ciruelas y vitivinicultores de la región de O’Higgins a través de la innovación

131

Esta iniciativa fue desarrollada por la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM) con el apoyo financiero del Gobierno Regional.

Una de las principales problemáticas que afecta hoy a la pequeña agricultura en nuestro país es la escasa incorporación de tecnología en los procesos productivos y de innovación en sus estrategias empresariales. Si bien, se han mejorado los esfuerzos durante los últimos años, aún existe una brecha que perjudica la competitividad de este rubro.

Por este motivo, y en su afán de mejorar la rentabilidad de pequeños productores agrícolas desde la academia, la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM)– con el apoyo financiero del Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional– ideó el proyecto “Transferencia más capacidad productiva y comercial vino y ciruela”.

Los beneficiarios de esta iniciativa pertenecen a la Cooperativa Campesina Intercomunal Peumo (Coopeumo) y a la Red del Vino del valle de Colchagua, quienes han podido mejorar su capacidad productiva y comercial, a través de la incorporación de nuevas herramientas.

Así lo explicó Rodrigo López, coordinador jefe de la iniciativa, durante una feria de innovación y tecnología que se realizó en el Hotel Manso de Velasco de San Fernando, como parte de una de las actividades programadas por el proyecto. “Se implementó nueva tecnología. En el caso de los productores de ciruelas, se entregó maquinaria para deshidratar esta fruta y, para la Red del Vino, una máquina embotelladora portátil para que recorra todas las viñas”, detalla.

También se está creando una estrategia de comercialización para los mercados nacionales e internacionales, que será lanzada oficialmente a mediados de diciembre de este año y, además se realizaron cursos de difusión, marketing y optimización de procesos agroindustriales, asesorías en manejos de huerto, riego, poda, entre otros.

Jorge Quintanilla, gerente de la Cooperativa Coopeumo, se refirió a algunos de los beneficios de haber participado en el programa. “Contamos con alrededor de 20 productores de ciruela, que en conjunto suman 100 hectáreas y quisimos trabajar en este proyecto para aportar valor agregado a los productos y agregar innovación a la producción. El horno, por ejemplo, es una necesidad de hace muchos años y nos permitirá acceder a mercados que pagan mejor precio por la ciruela”, dijo.

Mientras que César Yáñez, productor de ciruela y miembro de la cooperativa aseguró que “antes producíamos fruta chica y ahora es más grande. Este año saqué el 90% de ciruela exportable y solo un 10% fue de descarte, eso nunca me había pasado. Participar en este proyecto fue muy bueno, porque yo no iré a la universidad, pero puedo recibir el conocimiento que nos traen los profesionales”.

La innovación al campo

Durante la feria tecnológica ligada a la agroindustria que se realizó en San Fernando, participaron empresas que actualmente están desarrollando innovación. Una de ellas fue ‘Agrapp, cuaderno de campo inteligente’ que permite a los agricultores administrar su campo de una forma sencilla y ordenada para que puedan tomar decisiones de negocio con información real.

Joaquín García Huidobro, director ejecutivo de Agrapp, explicó como funciona. “Ayudamos a pequeños y medianos agricultores a hacer una buena gestión, a través de una multiplataforma compuesta por una aplicación de celular y una página Web. En ella el agricultor señala las labores que está haciendo, nosotros calculamos los costos y les entregamos métricas agrícolas y financieras para que lleve su negocio al siguiente nivel”, señaló, enfatizando en que “en comparación con otros rubros estamos muy atrasados, es por eso que hay que integrar inteligencia para que las empresas sean eficientes, para que ganen más y para que los agricultores puedas mejorar su calidad de vida”.

En la feria también participó Agranimo, empresa que creó una herramienta tecnológica para apoyar la toma de decisión en el riego, Cold Killer dio a conocer una innovación para combatir las heladas en frutales y hortalizas a bajo costo, y Lemsystem expuso una herramienta de monitoreo agrícola inalámbrico para humedad y temperatura de suelo y ambiente.