Se trata de una investigación aplicada que apunta a crear un material para la construcción a partir de la recuperación de sílice, el que se encuentra en gran cantidad en los residuos mineros.

“Elaboración de espuma de vidrio a partir de relaves de minería”, es el nombre de uno de los proyectos que se adjudicó la Universidad de Talca en el último concurso del Fondo de Innovación para la Competitividad 2018 de la Región de O’Higgins.

La iniciativa, es liderada por la académica Lina Uribe de la Escuela de Ingeniería Civil Minas de esta Casa de Estudios, y cuenta con el apoyo de Sernageomin y algunas empresas constructoras. Para su ejecución trabajará un equipo multidisciplinario de profesores de Ingeniería Civil de Minas, Ingeniería Civil en Obras Civiles y del Instituto de Química de los Recursos Naturales de la UTALCA.

“Vamos a recuperar la sílice que se encuentra presente entre un 50 a un 60% en los relaves mineros. La idea es elaborar con ello el prototipo de un material de construcción con múltiples propiedades: aislante, resistente a la compresión y a la humedad, lo que le permitirá ser utilizado tanto en vivienda como a nivel industrial en tanques de almacenamiento y tuberías, ya que además de sus propiedades aislantes es resistente a la corrosión y a la contaminación por microorganismos, entre otras características”, explicó Uribe.

La académica agregó que se pretende “tomar muestras de varios relaves de la Región de O’Higgins. Actualmente diferentes empresas se encuentran realizando un catastro para recuperar metales valiosos. Un ejemplo cercano es Valle Central. En el mundo académico diferentes universidades se encuentran elaborando otros productos como ladrillos y cemento con estos residuos”.

DESCONTAMINAR

Sobre la espuma que pretenden crear, Lina Uribe señaló que esperan crear un material aislante y menos contaminante que los que actualmente se encuentran en el mercado, pero que no han llegado a nuestro país. “No se comercializan en Chile. Sin embargo, el mayor desafío que tenemos es lograr la recuperación de la sílice entre las otras especies presentes en los relaves y posteriormente obtener las mejores características de este aislante, para así compararlo con otros productos similares, como la lana de vidrio o plumavit. De ser factible, se pasaría a una segunda etapa para analizar su posible producción en O’Higgins”, afirmó.

La académica recalca que la creación de este material sería una excelente manera de disminuir la cantidad de relaves que se generan. “El proyecto tendrá una duración inicial de dos años y de acuerdo a los resultados se propondrá una segunda etapa. Lo ideal sería que este estudio logre despertar el interés para desarrollar empresas que generen productos de valor a partir de esos residuos y también que se recuperen otros minerales, no centrarse sólo en la producción de cobre”, precisó Uribe.