El ex comandante en jefe del Ejército fue sentenciado en el marco de una decena de homicidios cometidos en octubre de 1973.

A tres años y un día presidio en libertad vigilada fue condenado el general (r) y ex comandante en jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre, declarado encubridor de más de una decena de homicidios llevados a cabo por la llamada Caravana de la Muerte, en octubre de 1973, cuando ostentaba el cargo de teniente.

De esta manera, el ministro en visita a cargo de la investigación, Mario Carroza, rebajó la calidad de cómplice, cómo acusó en un principio a la de encubridor.

Por la misma causa también acusó a otros siete exuniformados por el secuestro y asesinato de 15 presos políticos en el regimiento Arica, ubicado en La Serena.

Cheyre, conocido por el ser general del “nunca más” al ser el primer jefe militar en pedir perdón a nombre de la institución por las violaciones a los derechos humanos, lideró la institución castrense entre 2002 y 2006, y ha defendido su inocencia. Su abogado, en tanto, calificó la imputación como “una persecución política infame”.

Tras ser procesado,estuvo detenido como cómplice, para luego ser liberado del Batallón de Policía Militar, previo pago de una fianza de $1 millón.

A los meses, y tras volver a declarar, presentó su renuncia al Servicio Electoral, donde era consejero. Se espera que en los próximos minutos el ministro Carroza entregue más detalles de la resolución.