Según señaló la autoridad, parte de “nuestras obligaciones legales consiste en atender y dar respuesta pronta y eficaz a las denuncias que recibimos por intermedio de nuestros canales presenciales y virtuales”.

La Secretaría Regional Ministerial de Transportes a través de un comunicado público, fijó su postura respecto a la situación, agregando que “así, con motivo de denuncias recibidas a través de nuestros medios formales de denuncia, plataforma web y oficina de partes, se llevó adelante el día lunes 29 de octubre una fiscalización conjunta con la autoridad ministerial de la Región Metropolitana de los medios de transporte de pasajeros en sus distintas modalidades. Esta fiscalización arrojó como resultado el incumplimiento de parte de uno de los operadores de efectuar un servicio para el cual no estaba autorizado, efectuando servicio de transporte público, al alero de un servicio de transporte privado remunerado de pasajeros regido por el Decreto N°80. Siendo fiscalizado, y posteriormente retirado de servicio por personal de fiscalización de la Región Metropolitana, motivo por el cual el bus no podía continuar prestando servicios”.

“Por otra parte, otro operador, debidamente inscrito como transporte público, fue sorprendido efectuando servicios en un área que comprende el perímetro de exclusión de la Región Metropolitana, no pudiendo tomar ni dejar pasajeros en vías no autorizadas. Motivo por el cual, también fue retirado de servicio por parte de personal de fiscalización metropolitano”.

“De lo anterior, como resultado del operativo fiscalizador y en función de la normativa vigente, ambos servicios no pudieron continuar con sus recorridos, solicitándose a los pasajeros respetuosamente descender del bus en razón de que no podían continuar con su viaje. Por otra parte, es relevante señalar, que el retiro de servicio de los buses fiscalizados, comprende el tiempo establecido conforme la normativa en atención al tipo de infracción”.

“De lo anterior, es relevante destacar que es obligación de parte de los operadores o dueños del servicio de transporte de pasajeros, dar cabal cumplimiento a lo exigido por la normativa vigente del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, y de mantener sus recorridos y tipos de servicios debidamente inscritos y autorizados para la modalidad de servicio que prestan, no siendo responsabilidad de esta Secretaría Regional Ministerial el efectuar dicha tramitación si no ha sido solicitada”.

“Consecuente con lo anterior, es total y absoluta responsabilidad del operador ofrecer un servicio debidamente inscrito y regulado conforme a lo que la normativa establece. Si esto no es así, el usuario perfectamente puede reclamar sus derechos como consumidor en SERNAC por los inconvenientes o perjuicios ocasionados a los usuarios”.

“Queremos indicar a los usuarios que como Secretaría Regional Ministerial jamás suspenderemos servicios de transporte de pasajeros que cumplan con la normativa vigente. De este modo, si los operadores de servicios no llegan a ciertos destinos, ello se explica en que NO cuentan con las autorizaciones para hacerlo; debiendo ser las empresas quienes deban responsabilizarse cuando ofrezcan un servicio que no puedan cumplir”.

“No obstante lo anterior, y porque creemos que es importante gestionar una solución a los usuarios, como Secretaría Regional Ministerial hemos establecido una mesa de trabajo permanente con los operadores para guiarlos en el proceso de regulación, para obtener la normalización de sus servicios a la brevedad posible, gestionando algunas opciones que les permitan llegar a ciertas comunas de la capital, sin necesidad de transgredir la normativa y resolviendo de igual forma la demanda de sus usuarios. Respecto a los servicios prestados por las empresas, éstas podrán continuar prestándolos, durante el tiempo establecido como plazo para su regulación, el cual se definió durante todo el mes de noviembre”.

“Finalmente, como Secretario Regional Ministerial de Transportes y Telecomunicaciones de la Región de O’Higgins, reafirmo mi disposición a mantener siempre los canales de contacto abiertos, con el compromiso de generar soluciones apegadas a la normativa vigente, que pongan el centro en la seguridad de los usuarios”, concluye la declaración.