Los recursos – que ascienden los 900 mil pesos – serán utilizados en la adquisición de implementación sicomotriz para los párvulos del establecimiento.

Los niños en edad prescolar, tienen la necesidad de moverse para conocer y descubrir su entorno, pero – además – el desarrollo motriz, es una poderosa herramienta que facilita una serie de aprendizajes en los niños.

A través del programa “Mi Planta, Mi Barrio” impulsado por Agrosuper, la Escuela Lo Miranda de la comuna de Doñihue, ganó los fondos concursables mediante un proyecto que busca adquirir implementación de sicomotricidad para los niveles NT1 y NT2 (pre kínder y kínder).

“La motricidad es una herramienta básica, fundamental e insustituible. En los niños, particularmente, influye en el proceso de enseñanza-aprendizaje, les ayuda en la maduración de habilidades y destrezas motrices; y también, colabora para que los niños construyan su propia identidad y personalidad, logrando habilidades cognitivas comunicativas, afectivas y conductuales propias”, indicó la directora del establecimiento beneficiado, Marcela Droguett Vivallos.

El dinero recibido, será utilizado en la compra de ladrillos para construcción, carros de sicomotricidad, kits de equilibrio, multijuegos, entre otros.

Por su parte, María Teresa Stuardo, relacionadora comunitaria de Agrosuper, señaló que dicho programa: “Se realizó por primera vez en la comuna de Doñihue y abarcó todas las organizaciones sociales que tenemos dentro de la comuna y cuyo objetivo, es que los planteles productivos del sector, se interesen por su comunidad”.

En la ocasión, la representante de la empresa, aprovechó la instancia de hacer entrega de juguetes a los párvulos de la escuela, haciendo énfasis en que “la directora, Marcela Droguett, es una persona incansable en su quehacer y – la verdad – es que siempre nos motiva a ayudar”.