La institución pública pretende ser la primera en certificarse en la norma Chilena 3262/2012.

A pasos agigantados progresa el Servicio de Salud O’Higgins para constituirse como la primera institución pública certificada en igualdad de género. Una tarea nada de sencilla, ya que involucra un proceso extenso que posee bastantes pautas y especificaciones, que permite que las empresas e instituciones públicas detecten y superen brechas de género en los ámbitos de la gestión de personas y promuevan prácticas relacionadas a la conciliación de la vida laboral, familiar y personal.

Este año, el Servicio de Salud O’Higgins manifestó su voluntad, a través de la firma de una carta compromiso, para transformarse- en el año 2019- en la primera institución pública del país en implementar la normativa. Y ahora corresponde la fase de sensibilización, capacitación y múltiples estrategias con los funcionarios para sumarlos a este desafío.  Es así como se desarrolló un taller en el salón Prat de la Intendencia Regional, organizado en conjunto con Sernameg, y contando con la participación de funcionarios de diferentes estamentos de la institución.

Al respecto, el director (s) del Servicio de Salud, Fabio López, declaró su compromiso con el instructivo presidencial sobre igualdad de oportunidades y prevención y sanción del maltrato, acoso laboral y acoso sexual. “La voluntad del Gobierno del presidente Piñera es consolidar una cultura de respeto a la dignidad de las personas y buen trato, especialmente en las instituciones públicas, dada su trascendencia en la sociedad civil y la importancia de hacer efectiva la igualdad de derechos para hombres y mujeres materializadas en la equidad de género. Una sociedad integralmente desarrollada se basa en que tanto mujeres como hombres sean reconocidos como sujetos de derechos y obligaciones, en igualdad de condiciones y sin discriminaciones”, subrayó.

La autoridad de salud prosiguió señalando que “en el Servicio de Salud O´Higgins estamos desarrollando estrategias de prevención como esta instancia que promueve ambientes laborales saludables de mutuo respeto y no discriminación, propendiendo a mejorar los grados de satisfacción, la calidad de la vida laboral y el bienestar físico, sicológico y social por parte de las personas tanto en el desempeño de sus funciones como en su entorno de trabajo. Insto a que las personas funcionarias se sumen a este desafío”, insistió.

Por su parte, Romina Aliaga, coordinadora de esta comisión y sicóloga del departamento de Desarrollo Organizacional del Servicio de Salud O’Higgins, relevó que “la importancia de este taller, radica en sensibilizar a las jefaturas y otras personas que integran la organización, respecto a temáticas tan importantes como la comunicación no sexista y la prevención del acoso laboral y sexual. La idea es ofrecer una aproximación conceptual a los asistentes y ejemplos prácticos que les permitieran visibilizar ciertas conductas de su entorno laboral. Como Comisión Implementadora de “Equidad y Conciliación”, valoramos esta instancia de capacitación, en el entendido que nos brinda herramientas para avanzar en el cierre de brechas priorizadas para la implementación de la Norma”, culminó.