Neuroeducación: Autorregulación y aprendizaje

902

Escribe Alejandra Morales Arias, Directora del Área Educación Santo Tomás Sede Rancagua.

Los avances científicos en torno al conocimiento del funcionamiento del cerebro han ido en creciente aumento los últimos años, y se han acercado paulatinamente al área de la Educación, creando una fusión muy interesante que ha dado paso a una nueva tendencia en las aulas: la Neuroeducación.

A través de este interesante enfoque pedagógico, se han hecho importantes aportes al sistema educativo. Ayuda al cuerpo docente a comprender mejor la relación entre el ambiente y el cerebro, el aprendizaje y el contexto en el que éste se produce. Por tanto, cuentan con mejores herramientas para explicar a otros actores sociales el impacto que la educación en sus primeros años tiene sobre el desarrollo. A pesar de que es de amplio conocimiento la importancia de la estimulación en la primera infancia, hoy en día a través de las Neurociencias podemos entender esos procesos a nivel cerebral y argumentar científicamente sus múltiples beneficios.

Esta disciplina se ocupa por tanto del estudio del sistema nervioso y sus relaciones con las bases biológicas de la conducta humana. Las neurociencias, entonces, han contribuido también a otras especialidades además de la Educación. Así ocurre, por ejemplo, con la psicología, donde se ha logrado una mayor comprensión de los procesos mentales y sociales más relevantes en nuestra convivencia. Con ello, se ha ido acercando a las comunidades donde diariamente esas acciones se ponen en práctica y que inciden en el desarrollo integral del ser humano en desarrollo: las escuelas.

El cerebro es un sistema abierto, totalmente plástico, diseñado por tanto para adaptarse al ambiente. Si bien hay un componente genético que marca esta habilidad, la interacción que los niños y niñas tienen con sus padres y/o cuidadores y educadores primarios es fundamental para su desarrollo, considerando además el ambiente en el cual crecen, lo que puede definir la formación de su personalidad y la calidad de los aprendizajes que vayan adquiriendo de manera formal o no.

La autorregulación – entendida como la capacidad de manejar las emociones, los pensamientos y la conducta de forma adaptativa – va a ser el resultado de un ajuste entre las características biológicas, la crianza y las oportunidades que obtengan niños y niñas de ser guiados en sus ambientes familiares y escolares para descubrir, describir y comprender sus emociones. Esta autorregulación posibilita que los estudiantes obtengan mejores resultados en sus estudios y actividades, una vida social positiva y de sanas relaciones y, en general, les permite tomar mejores decisiones. En esta sociedad llena de peligros y tentaciones, esto es altamente deseable a medida que los niños crecen y tienen mayor capacidad de administrarse en forma más autónoma.

Preocupados de la capacitación continua y de calidad, el próximo 25 de octubre a las 14:30 hrs. en el Hotel Diego de Almagro de nuestra ciudad de Rancagua, el Área Nacional de Educación de Santo Tomás, realizará un Seminario orientado a la Adquisición de la Lectura a través de las bases que plantea la Neuroeducación. La finalidad de este encuentro es proveer a los asistentes – tanto profesionales del área como docentes y estudiantes – un acercamiento a esta disciplina en áreas concretas del quehacer educativo dentro de las aulas, entregando estrategias con sólidas bases científicas. Invitamos a revisar nuestras redes sociales para acceder al link de inscripción y disfrutar de este encuentro absolutamente gratuito.