Una serie de cambios concretó el Ministerio de Obras Públicas al proyecto de Carretera de la Fruta, que unirá la zona de San Antonio con la Ruta 5 Sur a la altura de Pelequén, con miras a generar interés del sector privado, después de que a fines del gobierno anterior el concurso estuviera a segundos de volver a fojas cero.

(DIARIO FINANCIERO).– Específicamente, el MOP disminuyó el patrimonio base de los licitantes, el monto de la inversión, dividió la concesión en dos tramos independientes para su ejecución y consignó los telepeajes o free flow como mecanismo de pago, según revela una circular aclaratoria de las bases de licitación que publicó el organismo.

En el caso del patrimonio, se bajó en $10 mil millones el requisito, pasando de $100 mil millones a $90 mil millones para quienes presenten ofertas.

Además, se disminuyó en 18,8% la inversión requerida, pasando de UF 15.950.000 (US$ 651,73 millones aproximadamente) a UF 13.425.000 (unos US$ 548,55 millones).

Esto último es relevante, ya que anteriormente algunos privados habían solicitado hacer “más atractiva” la licitación, que originalmente estaba fechada para febrero de este año y que a segundos de que se debieran recibir ofertas, tuvo que ser pospuesta por falta de interesados.

También se dividió la concesión en dos tramos, A y B. Mientras que el tramo B (correspondiente a la zona norte, más cercano a San Antonio) ya cuenta con Resolución de Calificación Ambiental (RCA) aprobada, el A, que va hacia el surponiente, tiene variantes sin RCA aprobada.

Para bajar el riesgo de sobrecostos que implica pasar por el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), el MOP definió una fórmula que establece tres líneas de gastos adicionales.

Primero, si obras anexas implican gastos adicionales hasta las 530 mil UF (unos US$ 21,6 millones) el concesionario se tendrá que hacer cargo en su totalidad.

Luego, sobre las 530 mil UF y hasta las 750 mil UF (US$ 30,6 millones), será cubierto bajo una fórmula que en términos simples podría implicar extender el período de concesión.

Finalmente, en caso de que los montos excedan las 750 mil UF, el MOP tendrá la opción de asumir dicho costo o decidir excluir o modificar el tramo A del contrato de concesión.

Esto busca acelerar la ejecución del proyecto, ya que el tramo B -que tiene RCA- podrá iniciar su construcción mientras se obtiene el permiso ambiental de la otra sección.

Obra importante para el gobierno

Consultado, el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, señaló que considera “imperante” que esta vez, y a diferencia de las dos ocasiones anteriores, la obra efectivamente sea licitada.

“Consideramos que es muy imperante que efectivamente sea exitosa la licitación, por cuanto esta es una carretera que no solamente tiene una gran capacidad de generar una actividad económica y empleo, sino que de constituirse en un corredor logístico de gran importancia, particularmente una vez que esté abierto el futuro Túnel de Las Leñas y construida la conexión de ese túnel con la Ruta 5, que en ese caso va a después continuarse desde Pelequén hasta San Antonio por la Carretera de La Fruta. Así va a quedar conectado el nuevo Puerto de San Antonio con la frontera Argentina”, declaró Fontaine.

Y aseguró que si bien en la circular aparece la posibilidad de que se aplique el telepeaje a la autopista, ya se definió que serán construidos los pórticos y, por tanto, coexistirá el sistema manual con el free flow.

La recepción de ofertas se agendó para el 27 de diciembre y la apertura económica para el 24 de enero de 2019.