100 prescolares y alumnos de enseñanza básica de Escuela Lo Miranda de Doñihue, trabajaron en el primer Taller de Hortalizas y están a la espera de recoger su primera cosecha, prevista para la penúltima semana de octubre.

Lechugas, acelgas, pepinos, tomates, cebollas, cilantro, tomates cherry, ají cristal, frutillas, zapallo (hortalizas), fueron las semillas que – en agosto pasado – párvulos y alumnos de la Escuela Lo Miranda plantaron en los almácigos de la huerta escolar. A dos meses de su siembra, los pequeños agricultores se preparan para recibir la primera cosecha.

La directora de la escuela, Marcela Droguett Vivallos, señaló: “Quisimos hacer talleres que tengan relación con el sector productivo de la zona y que sean atractivos para nuestros niños. Ahí surgió la idea de hacer una huerta educativa, la cual se pudo construir a un bajo costo y que fue financiada con los recursos SEP entregados por el Ministerio de Educación. Como educadores, consideramos importante que los niños ´aprendan haciendo´ quehaceres que resultan cotidianos para ellos, pero agregando los conocimientos y técnicas de un experto en el área”, indicó la directiva.

Cabe destacar que en el taller participaron estudiantes con necesidades educativas especiales, quienes demostraron que la integración es una realidad en la escuela; además, alumnos de 5° a 8° básico participaron en la construcción del invernadero y huerto escolar.

Respecto a la iniciativa, el alcalde Boris Acuña, indicó: “Como municipio, estamos totalmente comprometidos con la educación de nuestros niños y niñas en las 12 escuelas, liceos y jardines infantiles de Doñihue. El objetivo es entregarles  – a la más temprana edad posible –  las herramientas necesarias para que enfrenten, idealmente,  la educación superior; sin embargo, sabemos que hay realidades en donde lamentablemente las familias no cuentan con los recursos económicos necesarios y sus hijos deben quedarse en la comuna y este taller en particular, les entrega aquellos conocimientos teóricos y prácticos a los cuales no podrían acceder si no fuera por el sistema educativo que existe hoy en Doñihue”, declaró el jefe comunal.

Una vez cosechados los primeros productos, la escuela preparará una feria para su comercialización; instancia en que también se pondrán a la venta lilium, portulacas y flores estacionales plantadas en el mismo taller por los estudiantes.