El parlamentario criticó el actuar de la Dirección del Trabajo, desde donde se modificó un criterio, mediante un dictamen administrativo que excedió sus facultades y creó una norma que no está incluida en la actual reforma laboral

El diputado miembro de la Comisión de Trabajo, Raúl Soto, celebró la decisión de la Corte de Apelaciones, al acoger el recurso de protección presentado por sindicatos de distintas empresas del país, en contra del actuar de la Dirección del Trabajo, desde donde se modificó un criterio, a través de un dictamen administrativo que reconocía a los grupos negociadores como sujetos de negociación colectiva en nuestro país, “equiparándolo al mismo nivel de los sindicatos”.

A juicio del diputado Soto, el ajuste realizado por la Dirección del Trabajo, representa un actuar “ilegal y arbitrario”, ya que “es de público conocimiento que esta reforma laboral, justamente buscaba que los grupos negociadores  no pudieran existir en aquellas empresas donde existieran sindicatos, de manera tal que no se transformaran en una utilización por parte de los empresarios como una práctica antisindical, y eso es justamente lo que está sucediendo hoy día, según ha reconocido la propia organización internacional del trabajo”.

Asimismo, destacó la decisión de la Corte de Apelaciones, y lo calificó como un “precedente jurisprudencial”, además de explicar que el fallo es “una interpretación correcta de la reforma laboral, no de manera antojadiza de un  vacío legal, y lo que ha hecho la Dirección del Trabajo, es justamente llenar ese vacío por la vía administrativa adjudicándose facultades que son propias del poder legislativo lo cual obviamente es muy grave porque transgrede  las normas legales, pero además las normas constitucionales de nuestro país y eso por supuesto que no se podía permitir”.

“El siguiente paso ahora es regular esta situación, ver qué vamos a hacer con los vacíos legales que existen y cómo podemos legislar en orden a que efectivamente le entregamos mayor poder negociador a los sindicatos que son las organizaciones colectivas representativas de los trabajadores por antonomasia. Por otra parte, se les pueda reconocer también una existencia a los grupos negociadores, pero obviamente con una prevalencia, con una primacía de los sindicatos en aquellas empresas en las cuales estos existen”, añadió Soto.

Finalmente, el parlamentario, anunció el ingreso de un proyecto de reforma Constitucional, “para solucionar el problema que patento el tribunal constitucional en relación a la titularidad sindical, de manera tal de poder modificar la Constitución y que en esta pueda ser reconocido explícitamente el derecho a negociar de los sindicatos como órgano por antonomasia de representación y negociación de los trabajadores chilenos en forma colectiva”.