Ex embajador de Chile en ese país y actual académico de la Universidad de Talca, Jaime Gazmuri, advirtió que tanto para la sociedad brasilera, como la comunidad internacional la alta votación obtenida por Jair Bolsonaro tendrá consecuencias que “aún no podemos ver”.

Tras el alto porcentaje obtenido por Jair Bolsonaro (46%), el candidato de extrema derecha en las elecciones presidenciales de Brasil, el ex embajador de Chile en ese país y actual académico de la Universidad de Talca, Jaime Gazmuri, sostuvo que el avance que han evidenciado los movimientos políticos de esa tendencia es un riesgo para el sistema democrático internacional.

“Tengo la impresión de que no solo pasa esto en Brasil, en muchos países afectados por crisis de distinto tipo están surgiendo estos líderes autoritarios que en algún momento logran -con sentimientos de temor muy profundos- ofrecer soluciones simples, rápidas. Este es un populismo de ultraderecha que son una amenaza compleja para las democracias”, expresó.

Gazmuri agregó que el resultado de la elección del domingo en el gigante sudamericano, en la cual el candidato derechista obtuvo el 46% de las preferencias, sin duda producirá un cambio político tanto en la sociedad brasilera como en el escenario global, “cuyas consecuencias todavía no podemos ver”.

“Lo que más me preocupa porque es un tema que puede tener implicancias en América Latina e incluso a nivel global porque Brasil es la séptima economía del mundo. Un país tan importante en la región, con un presidente como Bolsonaro que es una incertidumbre total de su política interna e internacional, realmente creo que es una cierta amenaza a la democracia”, remarcó.

No obstante, Gazmuri desestimó la posibilidad de que un líder de similares características logre un resultado similar en Chile.

“Este fenómeno es nuevo en América Latina y hay que poner luz roja y no hay ningún país inmune, hoy uno podría pensar que no hay espacio para un populismo de derecha autoritario y fascista, creo, porque Chile no vive una crisis, podemos tener muchos problemas pero no tenemos una crisis económica, social, de legitimidad. Consideramos que el presidente legítimo de los chilenos es Sebastián Piñera nos guste o no, que salió en una elección que nadie cuestionó”, observó.