El presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera, interviene frente a la 73º Asamblea de las Naciones Unidas que se desarrolla en Nueva York, Estados Unidos.

Su intervención, en el Palacio de Cristal de la ONU, fue reprogramada por un retraso que tuvo el mandatario.

Las palabras de la máxima autoridad nacional apuntaron a la renovación de desafíos globales en tiempos de “una sociedad del conocimiento y la información, que ha demostrado ser generosa con los países que la abrazan e indiferente y cruel con aquellos países que le dan la espalda”.

Seguridad y migración

Luego del muro que dejó la Guerra Fría, dijo Piñera, “ha nacido un nuevo orden internacional que ha traído nuevas divisiones y tensiones en muchas partes del mundo. Hoy los Estados ya no son los únicos protagonistas de las relaciones internacionales”.

“En materia de seguridad aún no hemos sido capaces de superar graves amenazas a la paz, como el terrorismo, el narcotráfico, los conflictos armados, delincuencia organizada, proliferación e armas de destrucción masiva o el tráfico ilícito de armas y personas”, agregó.

El mayor desafío que esa inseguridad ha impuesto, aseguró Piñera, son las migraciones masivas, que hoy constituyen el mayor desplazamiento de personas en la historia de la humanidad.

Frente a esta situación, el compromiso chileno, declaró el Presidente, “es claro y categórico: una política migratoria que sea segura, ordenada y regular, en perfecta armonía con la declaración de Nueva York y el Pacto Mundial de Migración”.

“Queremos recibir y acoger a todos aquellos que vienen a Chile a iniciar una nueva y mejor vida, que lo hacen respetando nuestras leyes, que se comprometen con el desarrollo del país y se integran nuestra sociedad. Pero también, y con la misma fuerza y convicción, queremos ordenar nuestra casa y detener el ingreso de aquellos que lo hacen de forma ilegal, que no respetan nuestras leyes, que vienen a cometer delitos”, expuso.

La política migratoria chilena, dijo el Presidente, busca conciliar el derecho del Estado para regular la forma de ingreso y permanencia, con el debido respeto a las garantías y derechos de los migrantes.

Desarrollo y amenazas al libre comercio

“Hace seis meses, cuando asumí por segunda vez la Presidencia, nos comprometimos a una gran misión: transformar a Chile en un país desarrollado, sin pobreza, con mayor igualdad de oportunidades y también con mayor solidaridad antes de que termine la próxima década”, dijo.

Este desarrollo, según Piñera, es mucho más que crecimiento económico, sino que integral, inclusivo y sustentable. Prueba de ello sería el compromiso con los 17 objetivos de desarrollo sustentable y la Agenda 2030 bajo el auspicio de la ONU.

“Por eso, la defensa y el fortalecimiento del multilateralismo y del libre comercio, al que muchos han aludido esta semana, hoy enfrenta grandes amenazas, guerras comerciales, tarifarias. ya conocimos sus efectos cuando vivimos la gran depresión del siglo pasado”, añadió.