Francisco durante un encuentro con jóvenes en la iglesia luterana de Kaarli en Tallín, el 25 de septiembre de 2018.

AFP / Vincenzo PINTOEl papa reconoció este martes en Tallin, durante su visita a Estonia, que los escándalos sexuales que involucran al clero católico provocan indignación entre los jóvenes que no perciben una condena lo suficientemente fuerte por parte de la Iglesia.

Los jóvenes “están indignados por los escándalos sexuales y económicos, ante los cuales no constatan una clara condena”, señaló, frente a una audiencia de jóvenes, en su mayoría cristianos, invitados a un encuentro en una iglesia luterana.

A una semana de un “sínodo” (reunión de obispos del mundo entero) en Roma consagrado a los problemas de la juventud, el Papa señaló sin ambages que muchos jóvenes “consideran la imagen de la Iglesia penosa e inclusive irritante”.

Según Francisco, la Iglesia debe renovar el vínculo con los jóvenes y escuchar mejor a una “generación de la imagen y la acción, más que de la especulación”.

La Iglesia católica se encuentra en la actualidad en medio de una devastadora crisis existencial, debido a la multiplicación de las revelaciones sobre abusos sexuales. Este martes, la Iglesia católica alemana presentó oficialmente sus disculpas tras la publicación de un informe abrumador, que versa sobre agresiones sexuales de muchos de sus miembros a más de 3.600 menores en el periodo 1946-2014.

Tras esta novedad, muchos obispos se encuentran en la mira de la justicia de su país por haber hecho la vista gorda, e incluso por haber trasladado a otras parroquias a sacerdotes pedófilos para alejarlos del escándalo.