Max de 16 años, la nueva víctima de las protestas en Nicaragua

82

Su nombre es Max Andrés Romero y cursaba el cuarto año de la escuela secundaria en Managua, donde ayer murió por un tiro en el pecho en medio de una manifestación que reclamaba la liberación de al menos 500 presos políticos.

“¿Cómo me veo?”, le preguntó el joven a su tío antes de salir a manifestar, sin saber que con tan solo 16 años se convertiría en una nueva víctima de las protestas en contra del presidente Daniel Ortega.

Max Romero era un estudiante de 10mo grado en la secundaria pero esta mañana fue asesinado por la guardia ortegista mientras el joven se manifestaba pacíficamente en una marcha donde se exigía la libertad de los presos políticos #NiPerdónNiOlvido #SosNicaragua @AmbCTrujillo

Las autoridades sostienen que el adolescente falleció a causa del “fuego cruzado que ellos mismos provocaron”, mientras participaba en la protesta ‘Somos la voz de los presos políticos’.

Los testigos que se encontraban cerca de la escena mantienen otra versión. “Son los paramilitares. Me hirieron en el cuello, cerca del hombro”, afirma Bryan García, un adolescente de 15 años que recibió un balinazo.

“Su delito fue participar en la marcha y levantar su banderita de Nicaragua. Eso es lo único. Ese es el pecado, ser joven y tener la bandera de Nicaragua”, dijo la tía del adolescente al medio nicaragüense 100% Noticias.

Su tío añadió que Max estaba participando en una marcha pacífica, y que la única arma que tenía era “su mochila, una pañoleta azul y blanco, y una botella de agua”.

Los disparos comenzaron cuando la marcha llegó al barrio popular Américas 3, al norte de Managua.

Según los organizadores, fueron los simpatizantes del presidente Ortega, acompañados de parapolicías y paramilitares, quienes atacaron al grupo de civiles.

La familia y los amigos de Max lo despidieron en un ataúd blanco.