Ciudadanía se reúne para conversar sobre el futuro turístico y ambiental de Pichilemu

93

Como Plan de Infraestructura Verde Pichilemu 2018 se titula el proyecto que busca maximizar el potencial turístico y ambiental de Pichilemu a través de iniciativas no invasivas para la creación de proyectos urbano ambientales que resguarden las zonas de alto interés ecológico de la ciudad.

Con una exposición abierta donde se congregó a gran parte de la comunidad de Pichilemu, el arquitecto Simón Leisersohn, presentó el Plan de Infraestructura Verde Pichilemu 2018, proyecto donde participan diferentes organizaciones como la Universidad de Chile, la asociación Territorios Solidarios de Suiza y la Ilustre Municipalidad de Pichilemu.

El arquitecto señala que en esta iniciativa, “la comunidad tuvo la oportunidad de dar a conocer sus preocupaciones sobre el futuro de los bienes ambientales en la comuna, en específico para el humedal Petrel y también donde tuvieron la oportunidad de aportar con ideas e información para un posterior diseño de un parque de protección para el humedal”.

En este contexto, el nuevo diseño del Parque Humedal Petrel, según explica Leisersohn, “responderá a un proceso colaborativo. Es decir, la comunidad en pleno tendrá la oportunidad de participar en su planificación, tanto paisajística como formal. Parte de este proceso es trabajar con organizaciones medioambientales locales que nos ayuden por ejemplo en la elección de las especies de flora idóneas para el lugar con el fin de consolidar la capa vegetacional nativa”.

Posteriormente, para implementar el proyecto, el equipo ya ha analizado diversas opciones de financiamiento. “Existen diferentes planes y plataformas para conseguir recursos económicos como el programa Parques Urbanos MINVU en el cual podemos incluir la iniciativa de Pichilemu y darle forma. La asociación Territorios Solidarios también nos ha demostrado su interés por continuar con nosotros y llevar a cabo la materialización del proyecto, otorgando fondos estables para el pago de profesionales que participan en la iniciativa. Pero también existen recursos no económicos que juegan un rol importante, como el caso del apoyo logístico e institucional que el municipio debe entregar para que el proyecto le pertenezca a la ciudad y a sus habitantes y no solo a un equipo interdisciplinario. Aunque también esperamos que el municipio pueda participar económicamente en la puesta en marcha”.

“Nuestra idea es expandirnos y trabajar con organismos del Estado en busca de nuevos horizontes y posibilidades. El MINVU, Sernatur y el MMA aparecen como los organismos públicos más importantes para ser parte del proceso de implementación con los que ya existen conversaciones para la etapa de implementación”, asegura Leisersohn.